Fundación SEUR renueva un año más el acuerdo de colaboración con Banco Farmacéutico en motivo de la 10ª Campaña de Medicamentos Solidarios

Para Banco Farmacéutico, la pandemia de la COVID-19 ha significado un incremento muy notable de nuestra actividad, y la puesta en marcha de nuevos proyectos como respuesta a la necesidad impuesta por las circunstancias…, ¡y por puro ADN de la Asociación!

La emergencia sanitaria puso de manifiesto un perfil de beneficiario al que no podíamos acceder a través del Fondo Social de Medicamentos, ya fuera porque su patología era una enfermedad de corta duración, ya fuera porque el presupuesto mensual que requería su medicación era muy inferior al requerido por los estándares de proyecto. Además, los meses de confinamiento colectivo pusieron a prueba la reacción de todo el Tercer Sector, y en el camino nos encontramos con numerosas entidades sociales con las que hemos ido cerrando convenios de colaboración por afinidad de visión y de misión. Esto nos empujó a dar salida a un deseo larvado: volver a trabajar codo a codo con otras entidades. Esta vez, sin embargo, a través de proyectos concretos, con afán de perdurar en el tiempo, y no solamente para dar una respuesta puntual a un momento concreto.

Surgió así el Fondo Social de Emergencia (FSE): un circuito de derivación de pacientes vulnerables, pero en esta ocasión no a través de los Centros de Salud de Atención Primaria sino a través de entidades sociales que los atienden con diferentes objetivos cada una de ellas, con el común denominador de la pobreza farmacéutica que los afecta a todos. Es la entidad la que evalúa la situación socio-económica de su usuario, cuantifica la necesidad de medicamentos, y genera el alta en la intranet de Banco Farmacéutico, dirigiendo al beneficiario a una de las farmacias colaboradoras donde podrá adquirir la medicación a coste cero, asumiendo la Asociación la factura resultante.

Y de la mano del FSE nació la Campaña Sanitaria de Emergencia (CSE). Es la vía escogida para dar entrada y salida a las donaciones que algunos Laboratorios empiezan a hacer a Banco Farmacéutico de medicamentos o de productos de para-farmacia. Para poder llevarlo a cabo asegurando la trazabilidad de los medicamentos, las condiciones de conservación reglamentarias, y garantizar una distribución logística probada, llegamos a un acuerdo de colaboración con nuestro distribuidor farmacéutico, que nos ofrece un lugar de almacenaje seguro y adecuado, y un canal de suministro eficaz. De este modo, la ONG pone a disposición de las entidades sociales los productos recibidos en donación, y que les hace llegar a través de unas farmacias voluntarias que hacen de punto de recogida, a través de la logística del distribuidor farmacéutico.

Ambos proyectos se han puesto en marcha en 2021. De momento a través de las respectivas pruebas piloto, para detectar errores y subsanarlos, identificar fortalezas y oportunidades de futuro, y analizar resultados antes de implementarlo más allá de la provincia de Barcelona, donde se está iniciando.

¿Más proyectos a la vista? ¡Por supuesto! Estamos recibiendo continuamente peticiones para iniciar nuevos proyectos, y para llegar a nuevos territorios. Pero que no os venza la impaciencia: eso será ya tema de próximas comunicaciones.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp