Uno nunca se acostumbra al espectáculo de la gratuidad

Dejar un comentario