“Los primeros meses en el proyecto fueron como un baño de realidad”, Delia Pinin, farmacéutica colaboradora en los proyectos de Banco Farmacéutico, nos habla del Fondo Social de Medicamentos

¿Cuánto hace que participáis en el FSM?

Nosotras fuimos de las primeras de Barcelona que apostaron por los proyectos de Banco Farmacéutico, cuando arrancó la prueba piloto del proyecto a finales de 2014.

¿Cómo conocisteis la iniciativa?
Cuando participamos en la Recogida de Medicamentos hace dos años, la responsable del Fondo Social de Medicamentos nos lo comentó y nos animamos.

¿Habíais detectado entre vuestros clientes la existencia de casos afectados por la pobreza farmacéutica?

A veces vienen personas a las que no sabes cómo ayudar y se te parte el alma.

Por ejemplo, vemos que hay gente mayor que sí que tiene un problema a la hora de pagar los medicamentos, pero la gente mayor es tan ahorradora…Gente con pensiones muy pequeñas y que se las arregla como puede para pagarlo todo.

Pero yo al principio me quedé sorprendida de la cantidad de gente que podía llegar a tener problemas y que no podía acceder a los medicamentos. Aunque se sea consciente de la crisis, supongo que uno no se imagina la realidad hasta que la toca. Porque por mucha información que te llegue, si no lo vives o conoces de primera mano, es más difícil conocer la realidad.

¿Cuáles son los perfiles de estas personas?

Vemos que hay muchos casos de personas que se han visto muy afectadas por la crisis.

Algunos son casos de personas afectadas por una patología importante. Pero otras veces son personas que no tienen trabajo y se encuentran en un contexto de pobreza que es lo que les lleva a estar con depresión, ansiedad y otras patologías. También se da el caso contrario, gente con una patología grave que por ese motivo ha perdido el trabajo.

Aproximadamente, ¿cuántos clientes habituales de su farmacia son o han sido beneficiarios del Fondo Social de Medicamentos?

Los primeros meses en el proyecto fueron un baño de realidad. Ha habido casos que nos han marcado, la verdad.

Hay beneficiarios que vienen de lejos, yo creo que porque participamos desde el principio en el proyecto. Pero como se han añadido más farmacias de la ciudad al proyecto, ahora solamente vienen las personas que viven en el barrio y que no pueden costearse los medicamentos que necesitan.

¿Cómo animaríais a otras farmacias a participar en este proyecto? 

Es una aportación muy sencilla, que no supone ningún problema y yo creo es muy positiva para todos. Para nosotros es una experiencia muy positiva e interesante.

Las personas a las que ayudamos son gente encantadora y muy agradecida.

Dejar un comentario

Al hacer un comentario accedo a que se instale una cookie en mi navegador.